Gastronomía

La cocina de la Villa conserva todas las tradiciones, destacando los platos derivados del cerdo: buche, sopa de hígado, migas, solomillo, prueba, cochinillo, mondongas y embutidos ibéricos. El cordero: frite, chanfaina y chuletas.
Son también destacables los quesos, la miel y los dulces: fritos borrachos, perronillas, rosquillas, bollos de pascua, bollos de chicharrón, arroz con leche...